2004.05.18 ProInnova
El Consejo Europeo aprueba las patentes de software. España se opone
[Nota informativa de Proinnova]

En votación realizada esta tarde en el Consejo de Competitividad de la Unión Europea se ha aprobado una propuesta de directiva sobre patentabilidad del software. Esta propuesta está basada en la realizada por la presidencia de turno irlandesa, con pequeños cambios poco relevantes desde el punto de vista práctico. El texto aprobado supone, caso de terminar el trámite de codecisión, la introducción de las patentes de software en Europa. En la votación en que se aprobó votó en contra la delegación española, y se abstuvieron Italia, Bélgica, Dinamarca y Austria, lo que no llegó a suponer una minoría de bloqueo.

En las transcripciones de la reunión del Consejo puede observarse cómo al principio de la discusión eran bastantes más los países que rechazaban la directiva (entre los que estaban Francia y Alemania). Desgraciadamente, bastó la introducción de algunos cambios cosméticos en la propuesta para que varios de ellos levantaran sus objeciones.

Ahora continuará el proceso de codecisión, que llevará el debate de nuevo al Parlamento Europeo después de las elecciones (probablemente en otoño). El Parlamento Europeo ya se pronunció sobre esta propuesta de directiva en septiembre pasado, enmendando la propuesta de la Comisión y aprobando una versión que delimitaba con bastante claridad que el software queda fuera de lo patentable. Ahora, esta decisión queda en el aire ante la decisión del Consejo, y tendrá que ser reconfirmada (o no) por el nuevo Parlamento.

Resumiendo la la situación actual, la mayoría ponderada del Consejo (compuesto por representantes de gobiernos) ha aprobado una directiva que es muy similar a la propuesta original de la Comisión (como ha reconocido el comisario Bolkestein en rueda de prensa), en contra de la opinión del Parlamento Europeo. Ante este desacuerdo, el Parlamento tendrá que volver a examinar el asunto. Por lo tanto, salvo que los europarlamentarios que serán elegidos en las próximas elecciones lo eviten, las patentes de software serán introducidas en Europa.

En rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo se dieron algunas situaciones curiosas. Por ejemplo, ante la pregunta de una periodista sobre qué iba a ser patentable exactamente, el comisario Bolkestein, promotor de la propuesta de directiva por parte de la Comisión, no dio una respuesta, y le remitió a la nota de prensa en el sitio web de la Comisión. Sin duda, responder con sinceridad a esta pregunta es básico para entender lo que ha ocurrido: las más de 30.000 patentes de software que ya ha concedido la Oficina Europea de Patentes quedarían completamente

ProInnova se lamenta de la decisión del Consejo, y cree que la mayoría de los gobiernos europeos han puesto los intereses de algunas grandes multinacionales y de los grupos de presión pro-patentes por encima de los intereses de la mayoría de la industria europea del software y de los profesionales que trabajan en ella. En caso de que el Parlamento Europeo no lo evite, esta decisión supondrá el fin de un entorno legal razonablemente imparcial con respecto al software libre, y la introducción de enormes trabas a la innovación, especialmente por PYMES y desarrolladores independientes.

Sin embargo, ProInnova acoge con gran satisfacción la postura firme del Gobierno español contra la propuesta irlandesa. Ya por la mañana emitió una nota de prensa anunciando su voto, voto que mantuvo en la reunión del Consejo de la tarde. Sin duda esta postura ha sido coherente con las iniciativas que están teniendo lugar en varias Comunidades con relación al software libre y con las posiciones de prácticamente todos los partidos del arco parlamentario que se han producido en los últimos días. Además de felicitarle, sólo queda pedirle que continúe interviniendo cerca de la Comisión y de los gobiernos miembros de la Unión para tratar de minimizar los daños que esta propuesta de directiva va a causar caso de aprobarse definitivamente.

Por último, y ante las próximas elecciones europeas, ProInnova y los grupos con los que se coordina en otros países, con el apoyo de muchas otras muchas organizaciones, van a pedir el pronunciamiento expreso de los partidos políticos que se presentan a ellas sobre este asunto, pues es seguro que van a tener que votar sobre él. Sin duda este posicionamiento será de gran interés para los votantes interesados en promover la libertad de innovación en Europa.